Además, editorial, ganadores concurso y recomendaciones

Actualización Día del Libro 2021: Entrevista literaria al profesor Ariel Concha

21 de Abril de 2021

Editorial escrita por el profesor Germán Reyes

En una de sus siempre amenas entrevistas, el Premio Nacional de Literatura, Alfonso Calderón, señalaba que los libros eran para él una forma de viaje. Decía que en su infancia -descolgada de los cerros de Valparaíso-, tras una tarde de lectura cualquiera, salía, como todo niño normal, a juntarse con sus amigos y  le parecía muy extraño que su entusiasmo libresco no fuera compartido por sus compañeros de juego. No lograba entender cómo niños de su misma edad no estuvieran entusiasmados por las aventuras, tierras y personajes que conocía en sus lecturas. Mientras sus amigos estaban en alguna plaza del puerto contándose sus mutuos aburrimientos, el niño Calderón solamente quería hablar de sus nuevos descubrimientos, de tierras y gentes lejanas. 

La anécdota de Calderón es muy ilustrativa del efecto y afecto del libro en el espíritu de quien desea amigarse con él. Para el niño Alfonso Calderón, no había nada mejor que leer. Y es probable que tenga razón. El libro siempre ha estado ahí. Es una tecnología silenciosa, ecológica. Permite, con el único gasto de combustible de la propia imaginación, un traslado permanente por los lugares más insólitos, por paisajes y tipos humanos diversos. 

En tiempos en que una gran parte del mundo debe permanecer en sus casas, el libro cobra particular vigencia por su condición esencial de apertura al mundo. Alguien podría replicar que eso también lo permite la tecnología de la imagen instantánea. Pero mientras la imagen nos traslada en dos dimensiones a la mirada de quien está tras una cámara, el libro nos permite ver, imaginar, oler y experimentar con nuestros propios sentidos aquello que de otro modo es imposible experimentar. En cierto modo, el libro, con su mayor exigencia imaginativa permite mayor libertad que la otorgada por la inmediatez de la imagen.

Quienes nos dedicamos directa o indirectamente a esto de los libros, quienes alguna vez fuimos como ese niño que fue Alfonso Calderón, el libro es sin duda, de las mejores cosas que existen. Cuando alguien me dice que todavía no descubre el valor de la lectura, lo suelo felicitar y sin la menor ironía: tiene por delante una de las felicidades más sinceras y permanentes. 

Hoy es un día del libro especial. El libro ha mostrado ser esencial en tiempos difíciles. Es un día de agradecimiento a un objeto que es tan espiritual que dudamos a veces de su condición de cosa. El libro es un objeto lleno de humanidad. Quizá porque quien abre un libro ya no está más solo, ni encerrado ni centrado en sí mismo. En consecuencia, para contextos de enclaustramiento, la recomendación es simple: pantalla para el trabajo, quizá para una buena película o serie (generalmente basadas en libros), el resto debe ser de los libros. 

Apaguemos las pantallas para encender otras luces, a menos que encendamos las pantallas para leer libros. Debemos dejar entrar los libros. En momentos de muerte, virtualidad, duda e incertidumbre, el libro es vida, realidad, certeza y esperanza.

 

En el día del libro, los Profesores del Departamento de Castellano recomiendan un libro para alumnos, profesores o papás

PROFESOR

LIBRO Y AUTOR

¿POR QUÉ LO RECOMIENDA?

CÉSAR CARREÑO

El Principito

Antoine de Saint-Exupéry

Cuando pienso en un libro que me ha marcado en la niñez, en la juventud y en la adultez, El Principito viene rápidamente a mi mente. Recomiendo este libro, porque en él podrás viajar y empezar un hermoso viaje literario, que te llevará a mirar tu mundo con otros ojos. En sus páginas, reconocerás que en cada uno de nosotros hay un niño, no importa la edad que tengas, que siempre estará contigo. Lo esencial es invisible a los ojos, dice el protagonista…Te invito a comprobarlo, no te arrepentirás.

AMARO DÍAZ

“1978 El año que marchamos a la guerra”

Guillermo Parvex

Recomiendo especialmente este libro porque nos hace reflexionar sobre quiénes somos, a qué aspiramos y cómo nos comportamos frente a situaciones históricas relevantes como las que se relatan en “1978 El año que marchamos a la guerra”. Además, nos ofrece una mirada a nuevos horizontes que valoren la paz y hermandad entre países vecinos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FRANKLIN ESCOBAR

 

 

 

 

“Perico trepa por Chile”

 

 

 

 

Cuando recomiendo algo, siempre trato de pensar en lo positivo que sería para el otro como experiencia. Sin duda, la idea anterior aplica para sugerirles que lean “Perico Trepa por Chile” de las escritoras chilenas Alicia Morel y Marcela Paz. Mi cuarto básico fue interrumpido por las aventuras de un niño proveniente de una de las zonas más australes de Chile, “Tierra del Fuego”. Principalmente, la historia ocurre a lo largo de nuestro país, llevándolo incluso a concluir sus andanzas en la puerta norte de este largo y angosto territorio. Es una novela infantil, pero que de manera fácil podría cautivar a los más grandes.

 

JOSÉ LUIS GALILEA

“Los mitos de los dioses griegos, contados por Demetrio”

De Gabriela Andrade y María Luisa Vial

 

 

 

 

 

“El duelo”

De Joseph Conrad

 

Curso ideal: 7° - 8° básico

Una amena forma de conocer, en forma novelada, la mitología griega a través de sus principales dioses, la  historia de ellos y sus características.

 

 

Curso Ideal: I° - II° medio

La curiosa y vitalicia  rivalidad de dos oficiales del ejército napoleónico, sin razón de peso alguna.

De lectura ágil, entretenida y cautivante. Cuesta no tomar partido por uno de los protagonistas.

 

DIEGO PÉREZ

La peste, de Albert Camus

Recomiendo este libro porque, más allá de las diferencias ideológicas y espirituales que uno pueda tener con su autor, se trata de una obra que nos ayuda a darle un sentido a lo que significa vivir en tiempos en que una enfermedad azota colectivamente a una comunidad. Esto se debe a que La peste nos presta palabras que sirven para expresar lo que podemos estar sintiendo o pensando hoy en día, cuando, de alguna forma, todos estamos “exiliados en nuestras casas”.

DANIEL POBLETE

Vida y extrañas y sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe, marinero de York.

(Daniel Defoe)

Novela para todas las edades (9 a 99). Especialmente la recomendaría a papás y mamás en búsqueda de tesoros literarios de la infancia. En tiempos en que la soledad y el confinamiento sólo encuentran un tono “pandémico” en sus historias, Robinson Crusoe entusiasma por ser un relato único y genial de un náufrago que vive 28 años en una isla. Qué mejor para pensar nuestra existencia, que la aventura inspiradora de un libro bien escrito. Un clásico.

 

GERMÁN REYES

Estambul (Ohram Pamuk)

Para los papás, profesores y alumnos de III o IV Medio, para quienes les gusta de verdad leer, les recomiendo una de mis “novelas” favoritas. Es ideal para viajar sin moverse del sillón. Es un libro extraño, una mezcla de novela, memorias, libro de viajes, libro de arte y de historia. Estambul es una de esas ciudades que siempre queremos conocer. Tras leer estas memorias noveladas es imposible no sentirse conectado con tanta historia y tanto cariño por una ciudad portentosa, llena de cicatrices y de rincones.  Sentí el parecido de sus personajes con nosotros los chilenos, las calles de Estambul recuerdan a Valparaíso o tienen el encanto de los puertos que siempre están con un pie en otro lado del planeta. Una novela que como todas las grandes novelas son varios libros en uno: Una historia de amor por una mujer, por una ciudad, por un modo de ser que ha ido desapareciendo. Quizá, nuestra propia historia.

 

CRISTIÁN VALENZUELA

Harry Potter

J.K. Rowling

Recomiendo toda  la saga de Harry Potter desde el libro 1 al 7, porque es un libro mágico, lleno de aventuras y entretención que nos proyectará a Hogwarts, la gran escuela de magia, donde todo puede pasar. Imperdible para toda edad.

FRANCISCO JAVIER VIOLLO

La isla del tesoro.

R.L.Stevenson

Recomiendo la Isla del tesoro no sólo porque ha sido uno de los libros más significativos de mi niñez; sino también porque me acompañó en esa  época de  ansiada búsqueda de aventuras e ideales adolescentes. No solo aventuras y conocimientos de viajes marítimos despliega Stevenson, sino que también logra que el viaje de Jim sea el viaje de vida de un niño que se hace hombre afrontando las consecuencias de sus acciones y descubriendo el valor de la palabra empeñada. Un libro que, sin lugar a dudas recomiendo leer no solo una vez en la vida.

CLEMENTE COX

”Los idus de marzo”, Thornton Wilder

“Los idus de marzo” de Thornton Wilder (1897-1975) es una ingeniosa novela histórica en formato epistolar en que, a través de numerosas cartas, se recomponen los hechos que desembocaron en el asesinato a Julio César el día 15 de marzo del año 44 a.C.

 

La novela se estructura como un supuesto intercambio epistolar entre diversos personajes. De este modo, el autor deja fundamentalmente en manos del lector la tarea de reconstruir el sentido de los hechos que llevaron hacia el trágico final de Julio César. Aunque las cartas se sitúan en un pasado remoto, nos percatamos de que, con gran lucidez, Wilder realiza una alegoría sobre el hombre y su destino. Como dijera Gabriel García Márquez, gran admirador de esta novela, se trata de “una fuente deslumbrante de la grandeza y las miserias del poder”.  

 

Recomiendo este libro por varios motivos. En primer lugar, a pesar de la aparente dificultad del formato epistolar, resulta una lectura sumamente entretenida, que rebosa dramatismo, suspenso y belleza.

 

En segundo lugar, me parece que es un buen punto de partida para introducirse en la obra de este notable autor norteamericano, dos veces ganador del premio Pulitzer (primero por su novela histórica “El puente de san Luis Rey” (1927), luego por sus obras dramáticas “Nuestra ciudad” y “La piel de nuestros dientes”).

 

Por último, creo que esta novela, ideal para lectores jóvenes y adultos, ayuda a reflexionar sobre las luces y sombras del poder, algo tan necesario en nuestro país y en nuestra época.

 

 

CURSO

ALUMNO

CUENTO

5TO BÁSICO

Vicente Agüero Concha 5°A

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salvador Barroilhet 5°B

 

El Corona

Había una vez, un virus llamado Rey que se portaba mal en clase y molestaba a profesores y compañeros.

Sus amigos le decían “El Corona” y para hacer honor a su apodo, quiso ser el más grande y conocido. Empezó a contagiar a chinos, europeos e incluso a americanos.  Todos sus amigos estaban orgullosos de él, pero se dio cuenta de que mucha gente moría y que se volvió conocido por ser malo. Entonces decidió entregarse a la ciencia para crear su propia cura. Gracias a eso, la gente se olvidó de su maldad y lo recordó como la vacuna que salvó vidas.

 

 

El Uno para el otro

Érase una vez un ojo que se enamoró del otro, pero como no podía verlo, ni hablarle, se conformaba solo con estar a su lado.                                            

 

6TO BÁSICO

Tomás Wahl

6°F

 

 

Don león González, abogado de Chile.

Se quejaba don León González de lo molesto que era usar su apretado traje todos los días en la oficina, todos se burlaban de él. Con la poca plata que tenía buscaba trajes de su talla, pero nunca encontraba. Un día, cansado, le pidió a su mujer que le agregara unas telas a su traje para que sea más grande. Su mujer le cosió telas de diferentes colores, cuando volvió a la oficina le decían El Muticolor, y le dieron ganas de comerse a sus compañeros, pero se controló. Al final,  decidió volver a su vida de león común y corriente.  

                                      

7MO BÁSICO

José Ladislao Larraín

7° B

Coincidencia

 

Huérfana me las arreglé sola siempre. Aburrida de mi repetida rutina, contesté el teléfono; colgué y exclamé: ¡tengo nuevo trabajo, e incluso me mudaré a un nuevo departamento! Ya instalada me fui caminando al edificio donde tenía que presentarme. En el camino me topé con mucha gente que me saludaba como si me conocieran de toda la vida, harta ya, paré, y pregunté: ¿por qué me saludan? La gente me decía: “¿Qué te pasa hoy Flo?” ¿Quién es Flo?, respondí. “Es nuestra amiga que trabaja ahí”, dijeron (apuntando un local), “te pareces mucho a ella, mira, ven”.

 

Entramos y conocí a mi hermana gemela.

 

 

8VO BÁSICO

Isamel Cox          8vo B             

El pianista

 

Cuando vio el piano, se enamoró. Aunque no sabía cómo, tocó cómo si describiera su vida. Empezó por su nacimiento. Tocaba notas agudas. “Esa época donde no te importaba nada, solo eras feliz” pensó. Siguió con sus estudios y trabajo, con notas intermedias. Inicio de responsabilidades y preocupaciones, pero seguía siendo feliz. Después, vida amorosa. Decide con quién vivir. Tiene hijos, que lo hacen pleno. Finalmente, la vejez. Notas graves. Aunque no lo parezca, se parece a la infancia. Está tranquilo, reflexivo, y disfruta la vida. Había llegado al final, no solo de la canción.

 

I MEDIO

Nicolás Mella

I°E

El asesino del faro

Era una masacre total. Había provocado la muerte a más de una decena de personas. Seguramente sería condenado a pasar toda su vida en una cárcel. Estaba muy arrepentido. Era consciente de que su egoísmo lo había llevado a cometer un error que le costaría muy caro.

Llegó el día en que tenía que ir al tribunal. Antes de dictar sentencia, el juez decide preguntarle: - ¿Qué fue lo que le llevo a cometer semejante genocidio?-. A lo que el hombre contestó: -Yo lo único que deseaba era dormir con la luz apagada-. 

El hombre vivía en un faro.

 

II MEDIO

Ignacio Ruiz-Esquide

II°C

Los días con mi madre

Mi primer recuerdo con mi madre fue cuando era niño y fuimos al lago. Me acuerdo de preguntarle qué clase de animales vivían en el agua, a lo que me respondió: “peces”.

Crecí, me gradué en la universidad. Empecé a notar que mi madre me llamaba por nombres que no eran míos, lo que fue en aumento. Fuimos al doctor, y dijeron que tenía demencia senil. Saliendo, mi madre dijo, “recuerdo un lago”. Así que fuimos al lago, y mientras lo mirábamos, mi madre me preguntó que qué animales vivían en tal lugar.

A lo que respondí: “peces”.

 

III MEDIO

León Jofré              III F

El sueño de muchos

 

-Bueno muchachos, se pueden retirar

 

Apretó salir y así se terminó otro día más de colegio. Para bajar el estrés, entro a Youtube y veo videos donde los eventos presenciales con mucha gente estaban permitidos. ¡Qué fuerte es el deseo de que desaparezca este bicho para volver a la normalidad!

 

De pronto me empiezo a sentir mal, debe ser por estar todo el día sentado, y me desmayo.

 

-¡Oye, despierta. Has estado como una hora en el baño! ¡Te estás perdiendo una gran fiesta

 

-Pero... ¿Y tu mascarilla? ¿El aforo?

 

-¿De qué hablas? ¿Qué te tomaste?

IV MEDIO

Tomás Ward        IVA

Alpha y omega

 

Un hombre en nefastas condiciones, con limitada memoria y escasa capacidad del habla, presenta dolores en todo el cuerpo. Comienza a recuperar conciencia y a tener más interacción, participa en eventos y presenta mejor ánimo. Aparece la movilidad, inicia un período de deportes y vida laboral activa. Retrocede en conocimiento, aparece por primera vez el estudio y sus consecuencias. Necesita aprender a caminar y a su vez a formular oraciones, comienza por los colores. Mide unos centímetros, constantemente necesita de cuidado y se alimenta por lo producido de la madre. Culmina en un espacio oscuro sin tener noción del lugar.

 

 

 

Memoria 2020 Colegio Tabancura