¡Vale la pena!

3 testimonios de las prácticas de servicio de nuestros alumnos

29 de Agosto de 2022

Prácticas de Servicio que nuestros alumnos vivieron en distintas fundaciones o instituciones, todas ellas los marcaron y aquí hay un testimonio de cada uno que vale la pena compartir. ¡Felicitaciones por todo! 

Pablo Fernández: "Experiencia Siembra UC"

Siembra UC es un proyecto conformado por voluntarios escolares y jefes universitarios. En mi caso, nos tocó ir a la zona de Pomaire junto a otras 25 personas, durante 10 días.  Dentro de los cuales, cada día se dividía en dos jornadas: en la primera, durante la mañana, íbamos a misionar, actividad que consistía en ir casa por casa tocando las puertas y preguntándole a la gente si querían hablar con nosotros acerca de algo o si necesitaban ayuda en algo. Luego, la segunda jornada consistía en la realización de pequeños talleres donde podían venir niños a pintar, jugar o hacer otras actividades, también podían venir adultos a hacer manualidades y otras cosas. Eso era a grandes rasgos nuestro día a día, además de otros juegos o actividades que se realizaban entre las 25 personas que estábamos alojando en ese pueblo, que nos ayudaba a conocernos entre nosotros y también actividades relacionadas con Dios. Personalmente fui a estas misiones con un enfoque de salir de mi realidad y tener nuevas experiencias, cosas que se quedan cortas con todo lo que viví y que no tenía considerado.

En primer lugar uno conoce una realidad completamente distinta a la que está acostumbrado, partiendo por el alojamiento, que en mi caso fue un salón parroquial, donde uno deja de lado las comodidades que tiene en casa como por ejemplo un colchón para dormir, calefacción, agua caliente, etc. Junto con dejar de lado las comodidades uno también aprende a apreciarlas y agradecer lo que uno tiene. Otra cosa que uno puede ver y te marca es la felicidad y las ganas con las que te recibe la gente al llamar a la puerta de su casa y también te vas dando cuenta de la tremenda fe con la que vive la gente, ya que me tocó escuchar historias muy tristes que la gente sufrió o estaban sufriendo y a pesar de todo, te recibían con una sonrisa en la cara y te ofrecían lo mejor que tenían para poder atenderte.

Otro punto que uno gana con esta actividad es la posibilidad de conocer gente nueva, con la que convives durante 10 días y formas lazos de amistad muy especiales, ya que son 10 días donde uno vive de una forma muy íntima y uno conoce a la gente desde su interior y no por su físico, ni cómo viste, sino que desde una perspectiva mucho más profunda, esto ayuda a hacer crecer nuestra personalidad y a mostrarnos tal cual somos. También uno forma lazos con la gente que vive en esos lugares, quienes siempre se les ve felices al realizar una actividad nueva.

Finalmente me gustaría invitarlos a vivir esta tremenda oportunidad de una experiencia donde uno crece, sin duda alguna, mucho interiormente y sobre todo en la fe y en la relación con otros.

Juan Pablo Saavedra: "Pedaleemos"

Soy Juan Pablo Saavedra, alumno de III medio y quiero compartirles este increíble proyecto social que he estado apoyando durante este año. Se trata de “Pedaleemos”, una iniciativa impulsada por un grupo de ex alumnos del Colegio cuyo trabajo consiste principalmente en juntarnos una vez a la semana en un taller a arreglar y adaptar bicicletas que estaban destinadas a la basura para luego, dos veces al mes hacer una visita a algún sector vulnerable de Santiago y entregarlas a diferentes personas. Motivado por la propuesta del proyecto “Rostros” de colaborar y ser un aporte, en especial con los más necesitados, me di cuenta de que “Pedaleemos” era una buena instancia para mí, ya que me permitía complementar mi pasión por la bicicleta y poner a disposición mis talentos y conocimientos al servicio de un proyecto que no solo termina con la entrega de las bicicletas reparadas, sino que va acompañado de un momento para compartir y capacitar a esas personas.

Es un proyecto que aporta trabajo, pero se enmarca en una entrega de persona a persona resaltando de esta manera los valores que el colegio nos enseña. Nada más invitarlos a revisar si tienen alguna bicicleta en desuso que puedan donar y así encontrarles un nuevo dueño en algún sector vulnerable de Santiago, les dejo el Instagram para que puedan contactarnos en caso de; @pedaleemos.

Felipe Izcue: Alcones

Esta convivencia organizada por Los Montes y Tajamares (centro Opus Dei del colegio Cordillera) fue una experiencia bastante buena, ya que, aprovechamos de conocer gente de otros colegios, alejarnos de las pantallas, aprovechar de rezar… El día partía temprano con misa para después ir al desayuno y a la charla. Después de esto venía el tiempo de: misiones, catequesis, trabajos; dependiendo de el grupo que le tocará a cada uno.

 

Esto además fue una de las formas con la cual completamos las horas de servicio que nos pide el colegio, por lo que además de ayudar a la comunidad, terminamos de buena manera la petición del colegio para servir. Al terminar esta actividad venía el almuerzo, Rosario y hora de deporte que se podía elegir entre fútbol y pádel. Luego de esto comenzaba el tiempo libre, donde uno podía elegir que hacer para aprovechar el tiempo para después pasar a la meditación. Después empezaba la parte más “entretenida” del día, que eran las actividades nocturnas que cambiaban todos los días, y, como éramos un grupo de aprox 40 personas se hacía muy entretenido.


Esta convivencia fue organizada “a la rápida” porque nosotros íbamos a ir a trabajos en Alto del Carmen, pero por el clima no se pudo. De todas maneras fue una muy buena experiencia, con gente muy buena onda, y una buena manera de ocupar las vacaciones en una actividad que no te arrepentirás.