Para conmemorar este importante día

VIDEO DE SAN JOSEMARÍA EN EL COLEGIO Y COLUMNA DE RONALD BOWN

26 de Junio de 2020

“Lo habéis hecho con vuestros corazones”
 

Ver estas imágenes de San Josemaría en nuestro Auditorio, me hacen pensar en que, así como el ADN de una célula contiene todo su material genético, así, todo lo realmente esencial de nuestro colegio está contenido en el mensaje cristiano que él ayudó a difundir. Con los años han cambiado y seguirán cambiando muchas cosas del Tabancura, se ha aprendido de la experiencia y se han intentado corregir las falencias y errores presentes en toda comunidad, pero el espíritu de fondo permanece.

Lo esencial nos permite seguir siendo el colegio que todos conocemos. El que tengamos tres cursos por nivel y no dos como antes, el que asistan más de 1.000 alumnos, el que existan tales ramas deportivas y otras tantas artísticas, el que nuestro uniforme posea esos colores, etc; sin duda son particularidades importantes, pero no son esenciales. Pienso, como ya mencioné, que lo verdaderamente esencial del Tabancura -su ADN- es el espíritu cristiano que está detrás. Y este se refleja en los objetivos educativos esenciales que buscamos transmitir a nuestras familias y que están representados por nuestros tres sellos principales: Coherencia cristiana, Trabajo bien hecho y Espíritu de servicio y buena convivencia.

¿Qué queremos de nuestros alumnos cuando sean ex alumnos? Creo que una buena respuesta es: que sean felices y plenos, buenos hijos de Dios, dedicados padres de familia -o llamados a una entrega de servicio a Dios y a la sociedad en el celibato-, honrados profesionales y generosas personas.

El esfuerzo y la abnegación de los primeros padres y profesores que impulsaron el colegio –y que san Josemaría agradece– nos llama a la responsabilidad, la de pensar en el Tabancura que dejaremos a las generaciones que celebrarán los 100 años. De nuestro actual trabajo en equipo -padres, profesores, administrativos y alumnos- dependerá el Tabancura que ellos recibirán de nosotros.

Personalmente, ver a San Josemaría hablándole -hablándonos- con ese cariño a nuestro colegio en nuestro colegio, me lleva también a agradecer a tantos que han ayudado al desarrollo de esta gran familia educativa, como siento es el Tabancura.

Espero que estas imágenes, que también reflejan la precaria realidad de los inicios de nuestro querido colegio, nos ayuden a querer aún más el Tabancura de 1970, el actual y el que otros sacarán adelante el 2070.

 

Ronald Bown, Secretario General del Colegio Tabancura