Conversamos con los profesores Ariel Concha y Álvaro Soto

Inspiradores testimonios de dos profesores del Colegio en sus magíster en la U. de los Andes

25 de Julio de 2018

Desde este año dos académicos del Colegio Tabancura se especializaron en la Universidad de los Andes. Sin embargo, sus historias son distintas, el profesor Ariel Concha ya terminó sus estudios, mientras que Álvaro recién comienza. Estas son las reflexiones de los dos docentes del Tabancura sobre el Magister en Desarrollo humano, Familia y Educación. 

El egresado: El profesor Ariel Concha: "Es importante revitalizar la importancia de la filosofía y de las humanidades en los profesores"

¿Qué tal fue la experiencia del magíster? 

Una excelente experiencia, muy enriquecedor por el hecho de compartir experiencias académicas con colegas de los otros colegios SEDUC, por los temas tratados en clases sobre la formación de la persona, el rol de la familia y los profesores, el contexto social a nivel nacional y global, etc.

¿Qué lecciones te traes para el Colegio y para tu vida? 

Principalmente que debemos estar siempre adelantados para afrontar los desafíos de los actuales tiempos. Debemos entender que los alumnos actuales de nuestros colegios no son los mismos que hace 10 ó 20 años. Son jóvenes que están frente a pantallas durante horas, que reciben estímulos sensibles que los mantienen entretenidos -y distraídos- constantemente y que debemos conocerlos acabadamente para entender a esos jóvenes, para poder guiarlos hablando en la misma sintonía, porque no tienen los problemas que nosotros vivimos en la década del 90 o el 2000 y, asimismo, poder dar sugerencias a los padres que muchas veces se ven sobrepasados por la complejidad del mundo educativo actual.

¿Qué fue lo mejor de tener esta oportunidad? 

Lo mejor fue poder volver a estudiar temas relacionados directamente con la filosofía en las asignaturas de Ética, Familia y Educación, Familia y Trabajo, Ideas contemporáneas que afectan la visión de hombre, naturaleza del matrimonio y la familia, sexualidad humana, entre otros. Y creo que es lo mejor porque todos los problemas de la educación, tanto los que se presentan desde los tiempos antiguos como los actuales, tienen una respuesta filosófica y, en última instancia, teológica. Por eso es que es tan importante revitalizar la importancia de la filosofía y de las humanidades en los profesores, para que éstos la transmitan luego a sus alumnos.

¿Cómo te servirá para tu día a día en el Colegio? 

Poniendo en práctica recomendaciones para la resolución de conflictos con todos los actores de la comunidad educativa, en el trato con los alumnos en las tutorías y en la forma de afrontar los distintos temas de interés de él y su formación y en la manera de tratar asuntos de fondo con los padres para ser un real apoyo en la educación de sus hijos.

¿Qué se sintió titularse y haber aprobado todos los exámenes que tenía el magíster? 

Satisfacción por haber terminado de buena manera estos dos años de un tremendo esfuerzo. No es fácil estudiar mientras se trabaja, la carga se hace muy pesada, sobre todo cuando se está terminando y por eso la satisfacción es mayor. El apoyo familiar es fundamental, porque ellos también se ven un poco relegados por la demanda de tiempo.

El que recién comienza: Álvaro Soto, y su Magíster en Desarrollo humano, familia y educación: "El objetivo irá en pos de entregar una educación de mejor calidad y más integral"

¿Qué expectativas tienes del Magíster en la U de los Andes y de qué se trata? 

Tengo altas expectativas del Magíster, pues es una instancia de perfeccionamiento profesional  que tenía hace un tiempo en mente y el cual quería concretar durante este año, se dio la oportunidad y no dudé en tomarla. Tengo el mejor de los ánimos  para afrontarlo y con una gran motivación sobre lo que puedo aprender y potenciar dentro de él.

El magíster “Desarrollo humano, familia y educación”, tiene como finalidad  profundizar en la formación, teórica y práctica, de los docentes para dar especial énfasis al desarrollo integral de los alumnos, así como también, para fortalecer las competencias profesionales en el ámbito de la gestión y liderazgo, de forma que, puedan realizar transformaciones necesarias en cada colegio.  

¿Qué se siente tener esta oportunidad? 

Primeramente una gran alegría, pero a la vez una gran responsabilidad en poder aprovechar al máximo el magister, buscando que  se convierta en más que una herramienta personal , sino en una que favorezca, aún más, el trabajo colaborativo y profesional del primer ciclo. 

¿Por qué es tan relevante para tu carrera como profesor tener esta opción? 

Sin duda es una oportunidad que todos buscamos concretar y la que permite fortalecer y reflexionar, en mayor profundidad, sobre mi práctica docente. El magíster permitirá generar ese proceso de autoevaluación, análisis, reflexión y construcción de nuevos saberes que irá en pos de entregar una educación de mejor calidad y más integral. 

¿Qué es lo que más ansioso te tiene actualmente? 

Dentro del magíster existe un postítulo de Gestión y Liderazgo integral, algo que desde la universidad llamó poderosamente mi atención. Son temáticas con las cuales me he enfrentado en otras ocasiones y siempre he querido comprender y manejar en profundidad. 

¿Qué tipo de experiencias te gustaría aprender para traerte de regreso a la sala de clases del Tabancura?

Me gustaría vivir todas aquellas que me permitan mejorar mi práctica educativa dentro y fuera del aula. El poder contar con algunas herramientas extras, también compartir conocimiento y experiencias con mis colegas, fortaleciendo el trabajo colaborativo que se da dentro del primer ciclo.