Entrevista al subdirector del Colegio

Conoce el objetivo de las tutorías del Colegio en la voz de Benjamín Prieto

15 de Junio de 2018

En la siguiente noticia conoce el objetivo que tienen las tutorías para nuestros alumnos y como buscan ayudarlos en su desarrollo personal. Benjamín Prieto, subdirector del Colegio, conversó con nosotros y nos contó los alcances de este medio de formación que el Tabancura pone a disposición de los alumnos.

¿Cómo describirías las tutorías del Colegio Tabancura y qué función cumplen? 

La tutoría es una conversación periódica que cada alumno tiene con su tutor. Todos los alumnos, desde 5º básico, tienen a un profesor del colegio como tutor. La idea es que conversen al menos una vez al mes. Cumple una función fundamental ya que es el principal medio por el cual el colegio concreta uno de sus principios y fundamentos que es la educación personalizada. 

¿Cuál es el objetivo a lograr?

El objetivo a lograr es la mejora personal de cada alumno. Con la ayuda de su tutor, el alumno mes a mes se irá planteando objetivos de mejora y elaborando planes de acción concretos para lograr esos objetivos. La tutoría no es dirección espiritual, para eso el Colegio pone a disposición de quien la quiera a los capellanes. La labor de un tutor es más parecida a la de un "coach" que ayuda, orienta y motiva a cada uno de sus alumnos a darse cuenta en qué debe mejorar y cómo hacerlo. 

"Cumple una función fundamental ya que es el principal medio por el cual el colegio concreta uno de sus principios y fundamentos que es la educación personalizada"

¿Cómo toman los alumnos estas tutorías? 

En general lo toman bien, lo ven como una ayuda, no como una imposición. Procuramos que se de con mucha naturalidad, respetando la libertad e intimidad de cada uno. En ese sentido, la pelota está en el lado del alumno, es él quien pone los temas y decide de qué hablar. En la mayoría de las veces la conversación es sobre su desempeño en el colegio y el tutor lo motivará a esforzarse, a desarrollar un habito de estudio, etc. Otras veces se podrá hablar de la relación con sus amigos, del uso de su tiempo libre, sus aficiones, proyectos a futuro, carácter, etc. y el tutor podrá aconsejar con criterio, animar a hacer nuevos amigos, recomendar algún libro, motivar a hacer deporte, a ayudar más en la casa o simplemente escuchar. Los adolescentes necesitan ser escuchados y esta es una buena forma de conocer sus inquietudes, su mundo. 

¿Qué desafíos tienen como plan en el Colegio para seguir mejorando estas? 

Desde hace unos años el colegio viene usando un programa de mejora personal llamado Leader 100. Es una herramienta muy útil en la tutoría ya que sugiere mes a mes, una competencia y hábito a desarrollar. Muchas veces los alumnos no tienen un propósito específico en la cabeza, entonces no saben de qué hablar. No es que no quieran hablar, es que simplemente no se les ocurre de qué. Para esas situaciones estamos utilizando Leader100, para plantear preguntas que, respetando la intimidad del alumno, lo ayuden a descubrir algún punto de mejora. Para lograr esto, el colegio está constantemente capacitando a sus profesores para que cada vez más de ellos puedan desempeñarse como tutores y así llegar mejor a cada alumno. 

"La labor de un tutor es más parecida a la de un "coach" que ayuda, orienta y motiva a cada uno de sus alumnos a darse cuenta en qué debe mejorar y cómo hacerlo"

¿Qué mensaje le darías a los tutores y a los alumnos? 

 A los alumnos, que le saquen partido a la tutoría, que la aprovechen. Es un momento en que el colegio pone a su disposición los 10, 20 ó 40 años de experiencia que tiene ese profesor. A los tutores decirles, que vale la pena todo ese tiempo invertido (porque hablar una hora al mes con 20 alumnos demanda mucho tiempo). Vale la pena porque es el momento que más podemos influir en la vida de nuestros alumnos, que más podemos ayudar. Es parte esencial de nuestro colegio, es un sello distintivo con otros proyectos educativos, no por nada es el objetivo nº1 que tenemos para este año.