Entrevista con Santiago Ríos y Arturo Valdés

2 egresados del Colegio relatan su experiencia como monitores de la Confirmación

07 de Noviembre de 2017

Santiago y Arturo durante todo este año se desempeñaron como monitores de la Confirmación de los terceros medios, una experiencia única que les permitió colaborar con la preparación de los alumnos. Conversamos con ellos y estas fueron sus reflexiones después de la ceremonia realizada el sábado pasado ¡Además fotos exclusivas! 

S: Santiago Ríos

A: Arturo Valdés

 

¿Qué se siente haber sido alumno y hoy monitor?

S: La verdad es que me da un poco de “sana envidia” de los alumnos del Colegio. Para mi hubiera sido muy interesante que alguien mayor que yo, que estuviera en la universidad me contara de su experiencia de cómo le tocaba vivir la fe. Escuchar de él los consejos y algunos tips para mantenerse cercano a la fe y a la Iglesia. Ser monitor es muy entretenido y desafiante. Además de hacer las clases y formar a los que se están preparando para la Confirmación, te topas con amigos de cursos más chicos, con profesores que te hicieron clases y hasta con papás de compañeros que te saludan. Siempre es bueno volver al colegio a ver cómo están las cosas y recordar cuando uno estaba ahí mirando todo de otra perspectiva.

"Es una manera concreta y cercana de hacer apostolado, una forma que te ayuda a ti mismo para mantenerte cercano a la Iglesia y que, con el ejemplo y algunos consejos simples, pueden ayudar a que un alumno se encuentre con Cristo y lo ponga en el centro de su vida"

A: Una gran responsabilidad pero a la vez un gran agradecimiento hacia el Colegio. Responsabilidad debido a que por medio de las catequesis participamos activamente de la formación de los alumnos, dándoles consejos y formas de actuar para el resto de sus vidas. Y el agradecimiento en cuanto que gracias a todo lo que el Colegio me enseñó y me formó, yo ahora soy capaz de enseñar a otros.

¿Qué es lo mejor de ser monitor?

S: Encuentro que lo mejor (además de hacer las clases con los contenidos pertinentes) es poder aterrizar un poco las clases de religión a la vida diaria. Al final es difícil que un alumno del Tabancura no conozca la parte más “teórica” de la religión. Poder darle a los que se están preparando para el Sacramento de la Confirmación algunos consejos más prácticos para ir haciéndose amigo de Jesús, es una forma concreta de ayudarles, siempre hablando de la experiencia que cada uno como exalumno tiene. 

"Encuentro que lo mejor (además de hacer las clases con los contenidos pertinentes) es poder aterrizar un poco las clases de religión a la vida diaria"

Además de eso, que los alumnos decidan libremente asistir a las catequesis y que estas sean fuera del horario de colegio demuestra que hay un verdadero interés de su parte por formarse y acercarse más a la Iglesia. Es un testimonio importante y te motiva bastante, ver la cantidad de alumnos de IIIº Medio que quieren tomar las catequesis para prepararse correctamente para la Confirmación.   

A: Que uno aprende mucho. Conversando con los alumnos y hablando distintos temas surgen dudas muy interesantes, que muchas veces uno no se había planteado hasta ese entonces. También está el factor de que uno siente que está cumpliendo una misión, la de ser apóstol y dar testimonio de Cristo.

¿Qué has aprendido en este proceso?

S: Creo que lo que más me ha servido es darme cuenta que a veces una anécdota o una historia de algún Santo tiene una mejor recepción que simplemente leer algún texto o repasar las preguntas del catecismo. Además, las catequesis me han servido mucho para aprender a explicar con palabras simples cosas de la religión que uno no está acostumbrado a explicar a otros. 

"Está el factor de que uno siente que está cumpliendo una misión, la de ser apóstol y dar testimonio de Cristo"

A: A escuchar las opiniones de todos, pero siempre tratar de llegar a una conclusión común. Que a veces, no sólo hay que exponer los temas, sino que hay que llevar a la práctica lo aprendido.
A no juzgar a nadie, sino que siempre ser muy humilde para emitir comentarios.

¿Cómo se lo toman los alumnos a los que ayudas?

S: En general les gusta que sea un exalumno el que los prepare. Casi siempre uno conoce a varios del grupo y eso hace que la conversación fluya y se toquen temas que tal vez en clases normales, con un profesor y con todo el curso no se hablarían. También algo que nunca deja de impactarme es como va creciendo la confianza grupal a medida que uno va compartiendo anécdotas o historias personales que le han tocado vivir. Personalmente creo que los alumnos valoran mucho que tengamos la confianza con el grupo para contar como uno vive la fe. 

"Las catequesis me han servido mucho para aprender a explicar con palabras simples cosas de la religión que uno no está acostumbrado a explicar a otros"

A: En general bien. A veces es un poco difícil hacer las catequesis porque ellos están pendientes de las pruebas, de los trabajos del colegio o de un partido de fútbol, pero siempre cuando hablamos temas un poco más polémicos se sorprenden de saber lo que realmente dice la Iglesia.

Además es muy bueno porque hoy en día hay muchos prejuicios, sobre lo que lo que dice el Papa, lo que está bien o está mal, sobre quien se salva y quien se condena, etc. Todos estos prejuicios y dudas caen por medio de las catequesis en donde se expone la doctrina de la Iglesia y se resuelven infinidad de dudas. Realmente deja muy bien preparados a los alumnos.


 

¿Cuál es el principal objetivo a tu juicio de ser monitor?

S: Creo que el principal objetivo es prepararlos para el futuro. Siempre les digo a los de mi grupo que cuando uno egresa se va haciendo más difícil mantenerse cerca de la Iglesia. Hay menos tiempo y no está la misa ni la confesión tan a la mano como en el Colegio. Al final es compartir experiencias y consejos para poder mantenerse cerca y poder equilibrar un estilo de vida cristiano con los estudios, la familia, los amigos, la polola, etc. 

"Personalmente creo que los alumnos valoran mucho que tengamos la confianza con el grupo para contar como uno vive la fe"

A: Difundir la palabra de Dios, ser un verdadero apóstol. Ser monitor de catequesis para la confirmación hace mucho sentido, pues uno está preparando a los alumnos para que ellos sean los futuros mensajeros de la palabra, para que ellos salgan al mundo convencidos y seguros de lo que creen e incluso (como yo les digo a mis alumnos) para que el día de mañana ellos den testimonio y ellos sean los catequistas.

¿Qué mensaje le darías a próximos monitores para que se la jueguen por esta actividad?

S: Les diría que es una manera concreta y cercana de hacer apostolado (las clases se pueden hacer en la mañana o en la tarde); que es una forma que te ayuda a ti mismo para mantenerte cercano a la Iglesia y que, con el ejemplo y algunos consejos simples, pueden ayudar a que un alumno se encuentre con Cristo y lo ponga en el centro de su vida. 

"Uno está preparando a los alumnos para que ellos sean los futuros mensajeros de la palabra"

A: Que van a aprender mucho, les va  hacer muy bien y es la mejor forma de evangelizar. Se pasa bien, es entretenido y uno cumple con lo prometido en la propia confirmación.